Connect with us

Polideportivo

De tener su vida hecha, a ser 7 del mundo en el bodyboard

“Tuve que hacerme el camino y todavía me lo hago. No es fácil”.

Valentina Díaz (31) hizo una asombrosa confesión: hace siete años tenía la vida resuelta: independiente, graduada con honores y a punto de casarse con su pareja de toda la vida.

“Ya estaba lista para irme por el camino más burgués”. Sin embargo, algo le incomodaba. Quería salir de la zona de confort y, ahí, apareció la idea de sumarse al tour mundial de bodyboard.

La apuesta le salió bien. “Yo no nací como una persona competitiva, pero tenía una curiosidad terrible”, reflexiona la actual número siete del mundo. Al recordar el camino, lo ve así: “Fue todo o nada. Tenía como un bichito dentro de mi cabeza y del corazón que me decía ‘intenta, hay algo más para ti’”.

¿Quién le motivó a dar este salto?

“Mis amigas que están fuera de Chile. Ellas fueron las que me inspiraron a hacer el tour mundial. A Lilly Pollard, que fue la campeona nacional de Australia por muchos años, la conocí en uno de mis viajes y ella me decía: “Tú tienes que competir por Chile, es una carrera preciosa, te va a abrir posibilidades”. Yo le respondía: “Sí, pero esta cuestión acá no existe”.

¿Qué se viene?

“Espero que el próximo año pueda estar dentro de las cinco mejores del mundo. En este momento estoy muy enfocada en la competencia. Eso es lo que quiero hacer ahora: entrenar, mejorar, competir y subir en el ranking. El siguiente año estaré en todas las fechas del tour mundial y próximamente también voy a ir a un campeonato que es especial, no está dentro del tour mundial, pero es uno de los campeonatos más importantes del mundo. Es en Hawái. Ya he tenido tres podios en Pipeline Bodyboarding Championship”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

OTRAS NOTICIAS